Sufrimientos del alma
"Métodos para evitarlos"
(haciendo click sobre cada uno de los títulos se desplegará el texto, para cerrarlo haga un nuevo click)

horizontal rule

bulletBusque la salida
bulletBusque la salida
bulletTerapia del Cuentagotas
bullet Terapia del Cuentagotas
bullet Equivalentes mentales
bullet Equivalentes Mentales
bulletLas oportunidades de lo cotidiano
bullet Las oportunidades de lo cotidiano
bulletMáscaras
bulletMáscaras
bulletLa Ley del Amor
bulletLa ley del Amor

                                                                                  www.nahualkuma.com.ar

Busque la Salida

Cuando usted se observa, a la orilla del desánimo, acelere el paso para adelante, prohibiéndose parar.

Rece pidiendo a Dios mas luz para vencer las sombras.

Haga algo bueno, mas allá del cansancio en que se vea.

Lea una página edificante, que le auxilie en el pensamiento, en el cambio constructivo de las ideas.

Intente el contacto con las personas cuyas conversaciones le mejoren el clima espiritual.

Procure un ambiente, en el cual le sea posible oír palabras e instrucciones que la ennoblezcan los pensamientos.

Haga un favor, especialmente ese favor que usted está necesitando.

Visite un enfermo, buscando reconfortar a aquellos que atraviesan dificultades mayores que las suyas.

Atienda las tareas inmediatas que esperan por usted y que le implican cualquier demora en las nubes del desaliento.

Guarde la convicción de que todos estamos caminando para adelante, a través de problemas y luchas, en la adquisición de experiencias

y de que la vida concuerda con las pausas de reparación de nuestras fuerzas, pero no se acomoda con la inercia en ningún momento.

 (Mensaje extraído de la obra “Busca y Hallarás” -André Luiz- Francisco Cândido Xavier) 

Terapia del Cuentagotas

Cuide de sus pensamientos, pues ellos se transformarán en palabras.

Cuide de sus palabras, pues ellas se transformarán en acciones.

“Las acciones forman los hábitos, los hábitos forman el carácter, el carácter amolda el destino de una persona”. Normalmente los problemas que tenemos y consideramos “Grandes Problemas” son fácilmente localizados, tratados y hasta sanados. En tanto, si observamos la cantidad y la constancia de aquello que llamamos “Pequeños Problemas”, podemos fácilmente concluir que estos deberían aparecer como item de relevancia en cualquier diagnóstico de nuestros males.

En el transcurso de nuestra vida las emociones mas simples y frecuentes condicionan nuestro carácter, al concebir y desdoblarlas en emociones que pueden deformar plenamente nuestro equilibrio psíquico y consecuentemente nuestro equilibrio físico.

La rabia, la ansiedad y la depresión son las protagonistas en el palco de nuestras  “emociones degenerativas”. Pequeños y constantes, pero con un poder de destrucción muy grande.

A través de investigaciones generadas durante los años 97 y 98 en el Núcleo Espirita Nosso Lar, constatamos que la lista de informes negativos del paciente con relación a su vida, en la consulta médica, psicológica, social, terapéutica y espiritual, inicialmente era muy pobre de acontecimientos.

Pasado algún tiempo del inicio del tratamiento, la cantidad de informaciones negativas que no constaban en su relato refiriéndose a “pequeños incidentes” anteriores a su primera exposición es sorprendente.

En el final de un tratamiento, este número crece de manera exagerada, dado que no hay referencias de estas minucias como probable causa de sus males.

Curiosamente los grandes asuntos son aceptados, resueltos o incorporados a la normalidad, pasando los pormenores a transformarse en verdaderas batallas a ser vencidas.

Afuera las explicaciones que la psicología tiene sobre la valorización excesiva del “gran problema” en la constitución de una neurosis, se nota en los casos de reconciliaciones, perdón, recomposición de vidas, reinicios, vicios, obsesiones, manías y psicosomatizaciones, los pequeños detalles acabarán transformándose en la razón capital de la existencia de un disturbio mayor.

A ejemplo de eso, viene un caso recientemente registrado en uno de nuestros grupos de readaptación social con pacientes en tratamiento en el Núcleo Espirita Nosso Lar:

La esposa divorciada consiguió superar todos los traumas del casamiento fallido, el adulterio, la decepción, la vergüenza y hasta la violencia, cuando concluyo que aún gustaba del ex-marido y esto la ponía en conflicto. Nuestros orientadores, estimulando una decisión de reconciliación, notaron en el desarrollo de las conversaciones que todas las dudas, amarguras y reclamos que restaban, estaban por cuenta de cosas pequeñas e insignificantes como las compras en el supermercado, el ronquido durante la noche, el uso de determinadas ropas, la decisión de quien iría a comunicar su reconciliación, en fin, absolutamente nada de lo que hubiera sido ventilado hasta entonces como causa de separación.

Ambos afirmaron tener superado perfectamente los grandes problemas que motivaron la separación, sin embargo demostraban mucha dificultad en aceptar los pequeños conflictos del día a día.

En razón de estos hechos observados, pasamos a dar mas atención a los hasta entonces insignificantes detalles de la vida de las personas enfermas que llegan para tratamiento.

En los casos específicos de enfermedades degenerativas, como el cáncer, donde la transformación del carácter, así como la visión básica que el paciente tiene del mundo, donde los ciclos de stres son muy importantes, nuestras orientaciones ponen primordial atención a las minucias del día a día que nos son expuestas.

Los resultados han sido muy positivos, porque a través de esta dinámica de aceptación de las pequeñas expresiones de emoción, podemos construir mecanismos de entendimiento y aceptación de los llamados “grandes problemas” de manera mas fundamentada y sólida.

Con está visión creamos la “terapia de la gotita”.

Esta terapia consiste en trabajos de grupo donde los terapeutas incentivan a buscar el reconocimiento de las pequeñas emociones no registradas por falta de intensidad, sin embargo cuando las sumamos llevan al ser humano a un total desequilibrio, propiciando tomar decisiones precipitadas y desordenadas.

El paciente es convencido a reveer su vida desde un ámbito mas íntimo y personal, encarando sus pequeñeces a fin de que paso a paso, retomar el camino rumbo al equilibrio y consecuentemente a la cura.

CAPC/Nosso Lar.

Equivalentes Mentales

Los Patrones Mentales Que Moldean Nuestras Experiencias 

Tanto las cosa buenas como las malas de nuestra vida son el resultado de patrones mentales que moldean nuestras experiencias. Todos tenemos muchos modelos de pensamientos que producen experiencias buenas y positivas y esos nos dan placer.

Son los patrones de pensamientos negativos los responsables por la disconformidad, por las experiencias malas que nos suceden ahora. Queremos eliminar el mal de nuestra vida para alcanzar la salud perfecta.

Ya está mas que demostrado que, para cada resultado que obtenemos, existe un modelo mental que lo precede y mantiene. Por lo tanto, modificando los patrones de pensamiento, podemos mudar nuestras experiencias.

Usted no consigue imaginar la alegría que sentí cuando llegue por primera vez a las palabras causas metafísicas. Ellas describen el poder de las palabras y pensamientos creando experiencias. Ese nuevo conocimiento me llevo a comprender la ligación entre pensamientos, partes del cuerpo y problemas físicos. Entendí que, sin saber, yo creaba mis males y perjudicaba mi vida. Fue un descubrimiento extraordinario!!!

A partir de entonces yo podía parar de culpar a la vida y a los demás por los acontecimientos errados en mi organismo y en mi existencia, podía asumir total responsabilidad por mi propia salud. Sin recriminarme, sin sentimientos de culpa, fui aprendiendo a evitar la creación de patrones de pensamientos que me podrían causar males en el futuro.

Por ejemplo, yo no conseguía entender por que era tan común que estuviera con tortícolis u otros problemas relacionados con la musculatura del cuello.

Entonces descubrí que el cuello representa la flexibilidad, la capacidad de ver todos los lados de una cuestión. Hasta entonces, yo era una persona muy inflexible, apegándome temerosamente a mis ideas, por miedo de “abrir la guardia”. A medida que fui más flexible y comprensiva, aceptando amorosamente el punto de vista de otro semejante, mi cuello me dejo de perturbar.

Hoy, si siento el inicio de una rigidez, procuro descubrir cual es la postura mental rígida que lo está causando.

Las oportunidades de lo cotidiano

El conocimiento real, solo puede ser obtenido a través de las experiencias directas, todo lo restante es simplemente conocimiento “al respecto de” alguna cosa.

Todo el conocimiento, todo aprendizaje existe en función de traernos algún crecimiento.

De nada valdrán los libros, discos, seminarios, workshops, si no extraemos algo para incorporar a nuestro ser.

Estamos en la Tierra para crecer, para evolucionar, en busca de la unidad perdida, por lo tanto cada oportunidad que se nos presenta tiene algo que decirnos, tiene algo que enseñarnos.

Pasamos toda una vida juntando conocimiento al respecto de muchas cosas. Ese conocimiento almacenado en nuestra memoria, ocupa un espacio bajo el título de “cultura” que será inútil si no esta al servicio de nuestro conocimiento.

Es preciso experimentar, analizar e incorporar a nuestras costumbres, hábitos, modos de ser y de comportarse, o sea es preciso aprender la nueva lección.

De todo en la vida podemos sacar aprendizaje, de algo que entendemos como bueno, porque nos trae alegría y placer, o de algo que juzgamos malo por que nos trae tristeza y dificultad.

Los acontecimientos que rotulamos de malos, en realidad son señales mal comprendidas, emitidas por nuestro espíritu como forma de señalarnos que algo errado esta pasando en nosotros.

Como no estamos acostumbrados a interpretar las señales que son emitidas de nuestro interior, las percibimos como algo del mundo externo, un impedimento a nuestra jornada, a la felicidad que decimos ser merecedores.

Las señales nos son mostradas tanto en nuestro cuerpo como en la naturaleza que nos rodea, así como en los acontecimientos de nuestro día a día.

Es preciso estar atento -orando y vigilando- para hacer de la vida, realmente, una escuela para el espíritu.

Si no aprovechamos las oportunidades que nos son ofrecidas diariamente para concretizar nuestro verdadero crecimiento de nada valdrá haber venido al mundo físico, habrá sido un mero paseo.

Si llevamos una vida de facilidades podrá haber sido un buen paseo, un descanso, quien sabe, pero si fuera una vida de amarguras, habrá sido, entonces, solo una terrible pesadilla.

 Máscaras

No se deje engañar por mí.

No se engañe con las máscaras que uso, pues yo uso máscaras que tengo miedo de sacar y ninguna de ellas soy yo. Fingir es un arte que se vuelve una segunda naturaleza para mí, pero no se engañe. Yo doy la impresión que soy seguro, de que todo está bien y en paz conmigo, que mi nombre es confianza y tranquilidad. Es mi tema que las aguas del mar son calmas y yo estoy en el comando sin precisar de nadie. Pero no lo crea, por favor.

Mi apariencia es tranquila, pero es apenas una apariencia, es una máscara superficial, pero es la que siempre varía y esconde. Pero por detrás no hay tranquilidad, ni complacencia, ni calma.

Por detrás está mi mal en confusión, con miedo y abandono. Pero yo oculto todo eso, pues  no quiero que nadie lo vea. Estoy con pánico ante la posibilidad de que mi franqueza quede expuesta y es por eso que  creo máscaras detrás de las cuales me escondo con la fachada de quien no se deja tocar para ocultarme del mirar de los que saben.

Pero ese mirar es justamente mi salvación. Yo sé de esto. Es la única cosa que me puede liberar de mí mismo, de los muros de la prisión que yo mismo levante, de las barreras que yo mismo tan dolorosamente construí.

Pero yo no digo mucho de eso a usted. No sonría, tengo miedo. Tengo miedo que su mirar no sea de amor y atención. Tengo miedo que usted me menosprecie, que se ría de mí, hiriéndome. Tengo miedo de que allá adentro del interior de mí mismo yo no valga nada y que usted acabe dándose cuenta y rechazándome.

Entonces yo continúo viviendo mis juegos, mis juegos de engaños con la fachada de seguridad, de fuerza y siendo un niño tremendo por dentro. Con un desfile de máscaras todas vacías, mi vida se tornó un campo de batalla. Yo converso con usted con una conversación infantil y superficial.

Le digo a usted todo lo que no tiene la menor importancia y callo lo que arde dentro de mí. De forma que, no se deje engañar por mí. Pero por favor, escuche e intente oír lo que yo no le estoy diciendo y que a mí me gustaría decir.

A mí no me gusta esconderme, honestamente a mí no me gusta. A mí tampoco me gustan los juegos tontos y superficiales que hago. A mí me gustaría ser genuino, espontáneo, yo mismo y usted tiene que ayudarme, asegurando mi mano, aunque está fuera la última cosa que yo aparentemente necesito. Cada vez que usted me ayuda, un par de alas nace en mi corazón. Alas pequeñas y frágiles, pero alas.

Con su sensibilidad, afecto y comprensión yo me vuelvo capaz. Usted me trasmite vida. No va a ser fácil para usted. La idea de que yo no valgo nada viene de mucho tiempo y creo muros muy fuertes. Pero el amor es mas fuerte que los muros y ahí está mi esperanza.

Por favor ayúdeme a destruir esos muros con manos fuertes, pero gentiles, pues un niño es muy sensible y yo soy un niño.

Y ahora, a usted le gustaría preguntarse ¿quien soy yo?

Yo soy una persona que usted conoce muy bien.

Yo soy todo hombre, toda mujer, todo niño, todo ser humano que usted encuentra.

(Texto reproducido del original- Home Page: http//sites.vol.com.br/laura/chico.html)

La ley del Amor

“En su inicio, el hombre tenía instintos; pero avanzado y corrompido, solo tiene sensaciones; pero instruido y purificado, tiene sentimientos; y el punto delicado del sentimiento es el amor, no el amor en el sentido vulgar del termino, pero si ese sol interior…” (Lázaro, Paris 1862).

Solamente se da aquello que se posee. ¿Cómo, pues, exigir amor de alguien que todavía no sabe amar?

Comencemos por nosotros mismos. ¿Por cuanto nos amamos es lo que nos permitimos en nombre del amor? Tenemos carencias profundas, sentimos un vacío inmenso dentro de nuestro pecho. Buscamos respuestas para nuestra situación y solo encontramos decepciones por no sentirnos amados como nos gustaría y con la intensidad que lo necesitamos. Pensamos que damos mucho mas de lo que recibimos, por entregarnos condicionalmente y esperar algo a cambio.

Vivimos en un planeta que abriga seres de los mas diversos grados de evolución; nunca tenemos eso en consideración.

Esperamos de todos, actitudes al nivel de nuestro entendimiento, compatibles con nuestra visión del mundo, en la intensidad que vivimos.

Pero no es así. Compartimos el mismo palco con criaturas que viven con un padrón emocional y cultural del tiempo de las cavernas, juntamente con criaturas misionarias que viven con un padrón ético de un mundo superior; todos en la misma caldera, dividiendo espacios y emociones. Todo el mundo quiere amor, pero cada uno tiene un concepto propio de lo que es amar.

Hay individuos que para conquistar amor disparan mentiras, supervalorizándose, en el afán de conquistar admiración y respetos por sus posiciones y propiedades físicas; se engañan al mismo tiempo que intentan engañar a los otros. El sentimiento que puede surgir de ahí en nada se parece con el amor, pues se pauta en la superficialidad del ego.

Están los que intentan comprar afectos negando sus propias necesidades. Dejando de lado todos sus principios. Pierden de esa forma, el tesón por la vida. Renuncian a todo en nombre del amor, cuando se dan cuenta del error cometido, hacen el juego de la víctima, atribuyendo al otro la razón de su vacío existencial.

Los que solo dicen sí, como forma de comprar cariño y atención, nunca tendrán algo realmente propio. Esperar que padres, hijos, amigos, esposos llenen nuestro vacío interior con el amor que no nos damos a nosotros mismos, por olvidarnos de nuestros propios recursos y posibilidades, es insensato de nuestra parte.

Fortaleciéndonos en nuestras carencias, seremos fuertes para entregarnos sin esperar nada a cambio, pues ya estaremos abastecidos de lo que mas necesitamos.